Ir al contenido principal

SOCIAL MEDIA

Inspiración y reconocimiento.

viernes, 17 de noviembre de 2023


Tras una semana de descanso sin instagram ni organización, he vuelto con energía para retomar el trabajo y sorprendentemente, para escribir. El sábado antepasado asistí a la Cohete Lunar realizada en Estación Mapocho, Santiago. Ha sido mi feria anual donde voy a la capital, aunque normalmente asisto a la de diciembre. Una parte de mí le gustaría poder ir más seguido.

Como siempre, comencé a preparar todo una semana antes de viajar (una semana y media, para mi mérito). Hacer los productos y estar ocupada en ello me hizo estar de muy buen ánimo, adoro preparar los materiales y armar las libretas, pero ya los últimos días mi cuerpo me demostraba que no era un ritmo muy sano. Sentía mi cuerpo cansado y el insomnio no me permitía descansar lo suficiente. Alcancé a armar 15 planners, hacer unos sets de productos, imprimir los stickers y por suerte, pude mandar a imprimir las postales y calendarios en papel couche en Santiago.



Viajé junto a mis papás, gemeli y mi sobrina en auto. Desde pequeña realizamos este tipo de viajes, por lo que me relaja mucho cuando no estoy con ansiedad y mi miedo a chocar. Mi estado de ánimo está equilibrado, por lo que pude disfrutar este viaje durmiendo, apreciando el paisaje y escuchando música. Llegamos a un Santiago despejado por una tormenta que hubo, la cordillera estaba preciosa. Nos instalamos en el depto y pudimos pedir comida al Everyday Sushi. Comí mi querido ramen picante, aunque sin los mandu por ser el local del centro y no el de providencia.

El viernes gemeli se juntó con una amiga, así que los demás nos fuimos a comer a un restaurante y pude conocer el Ikea de Open Kennedy. Es gigante, creo que ni siquiera pude verlo completo porque me abrumó haha. Me fui directo a buscar unas copas de martini, pues este último tiempo he estado viendo Sex and the city y de tanto cosmopolitan que muestran, quise tener unas copas así para la coca-cola. Una gran serie por cierto, la he disfrutado mucho (voy en la última temporada).

Ese día admito estaba abrumada en general. El restaurante tenía mucho ruido, hacía calor y creo que eso me afectó "sensorialmente". Para cuando fuimos al mall tuve que separarme de todos y estar sola en un momento, donde me senté en un sillón simplemente a calmarme. No es algo que haya mencionado, pero fue muy necesario para mí. Tras esto pude ir a conocer el ikea, donde me traje esas copas, un organizador de platos (que lo usé para las postales en mi stand) y una bolsa. Quedé un poco indignada porque no te ayudan en nada con las cosas de "vidrio" y me fui con el miedo de romperlas haha (además que no vi las cajas donde uno personalmente pasa las cosas y si habían).

Gemeli me compró unas cosas muy bonitas de una tienda, donde recibí unas notitas, unos stickers y una figurita de navidad para mi colección. En la noche nos dedicamos a cortar los stickers individuales y perder momentáneamente las manos.



El mismo día que llegamos a Santiago recibí mi pedido de la imprenta Aoi Club. Me salvaron muchísimo al tomar mi pedido y me aseguraron que llegaría ese día. Quedé encantada con la calidad de las postales y los colores; además, primera vez que mando a hacer calendarios y me gustó mucho el resultado. Siempre es lindo ver tu trabajo en papel couche, un papel de mayor gramaje y calidad, perfectos para prints.

La feria se realizó en el Centro Cultural Estación Mapocho, un lugar muy conocido de Santiago, pero que nunca había ido. Llegué con todos los nervios junto a Gemeli y muy perdida, pero por suerte una chica nos dijo a dónde ir para acreditarnos y recibir las pulseras al ser expositor. Hubo que esperar un momento antes de entrar, donde sólo quería ir al baño haha. Cuando al fin pudimos entrar y dejar las cosas en nuestro espacio, pude ir al baño. Quedé encantada con los baños del lugar, amplios y muy limpios, incluso durante el día porque los iban limpiando seguido. Una maravilla.




Al llegar temprano tuve el tiempo suficiente de armar el stand y ver cómo organizarlo, donde Gemeli armaba las rejillas junto a las postales y yo definía lo de la mesa con los canastos. Creo que quedó muy lindo, además que pude estrenar el stand de acrílico que usé para los stickers. Perfecto para dejarlos en nivel y que sean vistos. Fue lindo ver caras conocidas en el evento: Jivy estaba con su stand Batido de Frutilla (ilustradora también de Temuco); pude saludar y abrazar a la querida Emina, una mangaka increíble (a quien "conozco" hace años por una página de SHINee haha); a María, más conocida como Cuatro Ojos, a quien no reconocí cuando fue a saludarme y me sentí horrible haha (después fui a darle un regalito), y también saludar a la querida Diir, quien tenía su stand a mi lado. Admiro mucho su trabajo y siempre es un agrado poder llevarme algún producto de ella. 

Admito que comencé bastante bien la feria, no sentía esos nervios terribles, pero sí estaba un poco tensa. Me esforcé mucho en poder saludar y ser amable, pero Gemeli fue quien se encargó todo el día de atender el stand de forma oficial. Eso me alivianó muchísimo, así que terminé siendo la encargada de comprar el almuerzo, tecitos y cosas a los demás stands. Respecto a la comida, fui a los food tracks que habían, pero a la hora del almuerzo había una fila horrible a pleno sol. Apenas pude comprar unas papas fritas con nuggets. Ya más tarde decidí volver por unos corn dogs, quería probarlos hace mucho y en el almuerzo fue imposible (su fila era la más larga). Logré comprar dos, uno de panko y otro de ramen: estaban riquísimos. Con razón son tan populares. Se había agotado el de papas fritas, que me imagino debe ser muy rico también haha.




Asistí a esta feria con mucho miedo de no vender, he de admitir. Por mi experiencia en la feria de Temuco, porque mis productos no son una necesidad o simplemente porque he vendido menos de forma online en el último tiempo. Me hizo feliz ver que ese miedo fue algo irracional, pues vendí mucho ese día y pude recuperar el stand, además de la inversión de mandar a imprimir en una imprenta. Y tuve ganancias ! Algo que para mí suele ser muy normal al ir a Santiago, pero sé que no es la experiencia de muchos. Por lo mismo me siento muy agradecida por su apoyo, por ir a verme y llevarse algún producto mío. Por permitirme "vivir" de esto, de poder trabajar en algo que me encanta. Fue muy lindo recibir halagos, comentarios de que me siguen hace años o incluso agradecerme por compartir sobre mi salud mental o inspirarlos para dedicarse a algo relacionado al diseño/ ilustración/ arte. Me trataron con mucho cariño, así que me fui con una sensación maravillosa personalmente. Incluso dentro de la feria había un stand de la tienda Toois, donde una de las vendedoras me reconoció y me preguntó si me gustaría colaborar con ellos. También me pidieron fotito y firmas, así que me han hecho sentir muy popular dentro de mi impopularidad haha.

A pesar de las cosas positivas, admito que ir a una feria me agota mucho y ésta no fue la excepción. Ya finalizando la feria no tenía energía para nada, hasta se me bajaron las defensas y sentí cómo venía un resfrío a mi cuerpo haha. No tuve energía para responder las preguntas de mis papás de cómo me había ido, llegué al depto a tumbarme a la cama. Logré darme una ducha, pero mi cuerpo estaba cortado. Gemeli preparó una sopa y pude ir a dormir. A pesar de que tuve la intención de hacerlo, entre el resfrío y el insomnio, no logré descansar.





Para el día siguiente me sentía muy agotada, pero salí en familia igual. Resfriada también, por cierto. Pude almorzar unos choritos con mucho limón y se sintió maravilloso para el resfrío. Pude traerme unas cosas de Arte Papel, The Body Shop e incluso papá me regaló una pluma Lamy amarilla, muy linda.

Me sentí orgullosa esta vez al ser capaz de descansar, de estar tranquila con mis límites. Gemeli me permitió irme y pasear muchas veces en la feria para no atender todo el día, me permití callar al estar cansada y no tener la energía para responder, de darme una semana de completo descanso para recuperarme al asistir a una feria como expositora. Tras mi diagnóstico de autista ha sido un sube y baja respecto al tema, incluso llego a sentir rechazo por muchas cosas relacionadas a ello. La feria Andrómeda fue la primera feria que asistí tras mi diagnóstico, donde lo pasé fatal al estar tan consciente de mi "autismo"; el esfuerzo que hago para mirar a las personas, de saludar, de vender, de agradecer, de no agotarme. Me sentí tan irritable, sentí todo tan negativo (donde los comentarios de ciertas personas tampoco ayudaban haha). Con otro gatillante, tuve una crisis depresiva que me dejó abajo muy rápido. Por suerte, o por mi esfuerzo diría mi psicóloga, salí bastante rápido de esa crisis y eso me hizo sentir muy bien conmigo misma. Ser capaz de sobrellevarlo.

Es bastante normal el proceso que estoy viviendo con el diagnóstico al parecer, pues lo recibí tarde, de adulta. Incluso lo llaman duelo, lo que me hace mucho sentido. Mi rechazo a ido disminuyendo mientras voy aprendiendo de mí, aceptando ciertas cosas. Aquí mi psicóloga me ha ayudado muchísimo para entenderme, para reconocer mis emociones, de poder ir aceptando el ser autista. Una de las cosas que me prohibió fue ahondar temas relacionado a ello, y ha sido la mejor recomendación en este momento de mi vida. He de admitir que a veces el contenido autista en redes sociales me hace mucho ruido, pues todo lo categorizan, todo es absoluto y eso me estresaba mucho. Especialmente con ciertos rasgos, ciertas características que no son únicas del autismo, pero en redes sociales sí lo es. Creo que poner ese límite fue muy necesario; y no vean tiktok para informase, por favor haha.

Haciendo de lado mi odio, también debo permitirme estar orgullosa de asistir a una feria con todo lo que me cuesta poder hacerlo. A veces no soy capaz de ver ciertas cosas y aquí me alegra estar rodeada de personas increíbles. Mientras sentía que no gané lo suficiente, Gemeli me tranquilizó de que era un muy buen monto, que estaba bien. Cuando sentía que la culpa podría aparecer, mis amigas me felicitaron por el simple hecho de haber asistido, de atreverme a hacerlo. El esfuerzo de mis papás al viajar sólo por mi (aunque en teoría, mi papá va a trabajar haha). Pequeñas cosas que son gigantes para mí.





Volver a Temuco fue tranquilo. Mis primeros días de descanso fue hacer nada, además que el resfrío no me soltaba. Cada día fui teniendo un poco más de energía y pude hacer más cosas: ordenar mi pieza por completo, ordenar la ropa, trasplantar mis plantas, pedir mis horas para ir al doctor, pagar unas deudas, etc. Esta semana de descanso fue una idea de mi terapeuta ocupacional para no sufrir de burnouts y de poder conocer mi cuerpo, de cuánto tiempo me toma recuperarme de una feria y ver si soy capaz de ir aumentando la asistencia a ellas, ver si puedo ganar ese sueldo que me permite tener las ferias. Noté que al quinto día de descanso (completo, sin instagram ni trabajo) mi cuerpo ya se sentía con energía.

Para ser sincera, no sé si una de mis metas sea asistir a más ferias, pues conllevan un montón de cosas (inversión en ciertos productos, elaborarlos, viaje, hospedaje, etc), pero con haber logrado ir a una este año ya me hace sentir feliz. También debo hacer mención honrosa la ayuda de Gemeli, pues pudo atender el stand con mucha naturalidad al estar mejor de su ansiedad e incluso preparar la once a todos ese día. Me salvó muchísimo tener esa seguridad de poder estar tranquila en la feria, de no sentir culpa si me ponía debajo de la mesa o atrás en la pared mientras mi energía desaparecía haha. Muy agradecida.



Muchas gracias por leer esta entrada, gracias a las personitas que me dijeron que leían mi blog los años anteriores. Me alegra que este espacio mío les haya acompañado :-)

– Teffy R.

3 comentarios

  1. Siempre se me ha hecho tan relajante tu blog, especialmente tus imágenes, algún día te compraré muchas cositas, me encantan! ya quiero que a mi peque le gusten las calcomanias para comprarte :) lastima que estes tan lejos.

    Un abrazo

    ResponderBorrar
  2. Que bonito y que bueno que te estés dando cuenta respecto a ti misma. Veo que te esforzarste mucho en tu emprendimiento sin embargo la única queja que tengo que en si no lo es, es que te no preocupas de tu tienda online ya que ni siquiera te has actualizado y hay que estar pidiéndole lo que tienes disponible y es un poco molesto ya me gusta comprarte y ayudarte más en tu emprendimiento pero no sé puede. Para alguien tan organizado no tener en orden eso es un poco contradictorio.

    ResponderBorrar
  3. Este es mi testimonio sobre cómo finalmente me uní al nuevo orden mundial, los Illuminati, después de haber estado intentando unirme durante más de 2 años, pero los estafadores me quitaron dinero varias veces. He estado buscando unirme a los Illuminati durante mucho tiempo, pero los estafadores siguen tomando mi dinero hasta principios de este año, cuando me reuní con Lord Andrei Bogdanov en línea. Me comuniqué con él y le expliqué todo y me recomendó el registro utilizado y pagué por el. Miembro importante para ayudarme a comenzar y fui iniciado en el Orden Mundial y recibí la suma de $ 4,000,000 de dólares estadounidenses después de que finalicé mi iniciación. ¡Estoy muy feliz! Y prometemos difundir el buen trabajo de Lord Andrei Bogdanov. Si está interesado en unirse al nuevo orden mundial Illuminati hoy, comuníquese con Lord Andrei Bogdanov hoy, él es su mejor oportunidad para convertirse en miembro de los Illuminati que siempre ha deseado. Póngase en contacto con Lord Andrei Bogdanov Correo electrónico: Illuminatiofficial565@gmail.com o WhatsApp +2348055459757

    ResponderBorrar


Hola !

Me llamo Stefany, aunque me dicen Teffy. Este es mi querido espacio para escribir, compartir y recopilar momentos. Amante de la fotografía, del dibujo y las libretas. Me encanta ver anime, leer manga y tomar tecito ☺︎.

Acompáñame en instagram ☺︎